#repiensalacolección Eduardo Martínez Bonati


Miércoles, 5 de mayo de 2021




En “Los acróbatas” (1958), a partir de la técnica xilográfica, Eduardo Martínez Bonati (1930) representa una pareja de hombres realizando acrobacias que parecieran remitir a la tradición griega, con la figura del gimnasta como un hombre capaz de realizar ejercicios de una complejidad extrema para saludar a los dioses. 


Para Martínez Bonati el grabado ha significado un lugar de producción trascendental donde ha experimentado y llegado a resultados que complejizaron la producción de la época. Bonati además fue docente de grabado por más de veinte años en la Academia de Bellas Artes, por ello es significativa su labor en la instrucción de varias generaciones. 


Hacia 1940 Francisco Parada inicia el Taller de Grabado, para continuarlo Martínez Bonati. La herencia de Parada a Bonati se manifestó en que el segundo mantuvo fuertemente la condición de un taller de producción disciplinar para autores que comprendieran la necesidad de realizar obras de gran tiraje, reflejado en una obra de gran alcance. Esto sin restarle importancia al proceso de edición, propio de esta disciplina. No se trata de un procedimiento simplemente técnico, sino que también tiene cabida el espacio investigativo y el sesgo autoral. Así, entendemos esta obra como una parte más de la unidad investigativa en el grabado de Martínez Bonati. 


Fuente: Catálogo Razonado. Colección MAC. 


#repiensalacolección



<< volver